Su Publicidad Aquí

jueves, 6 de junio de 2013

La revolución silenciosa de la cerveza artesanal

El negocio de las «microcerveceras» está en auge. Sólo en Castilla y León se abre un negocio cada semana



Extraído del diario ABC, y con Juan Giles como autor, este fantástico artículo que nos demuestra el gran peso que están adquiriendo las cervezas artesanales entre los consumidores de esta maravillosa bebida. Muchas personas afirman que la artesanía es siempre, y recalco, siempre mejor... ¿Será igual con la cerveza?

En nuestro caso particular, la experiencia ha sido variada... Hemos probado artesanales extremadamente buenas y artesanales... Bueno. La cuestión y lo que hay que sacar en claro de esta noticia es que la cerveza artesanal está adquiriendo un protagonismo que debió tener desde hace muchísimo tiempo.

En cualquier caso y sin ánimo de extendernos mucho más de lo necesario. El artículo extraído del diario ABC.


Una de las estanterías de cerveza artesanal de «El Gato que bebía cerveza»

De sus cualidades y beneficios ya daban cuenta los moradores de las tierras sorianas hace 4.400 años. Son las evidencias arqueológicas más antiguas de toda Europa en el consumo de cerveza. Escritores como Estrabón, Polibio o Plinio el Viejo dejaron plasmado en sus obras la importancia del oro líquido, cuya producción se mantuvo en la Edad Media de la mano de los monasterios y volvió a tomar impulso en el siglo XVI con Carlos I, cuando se construye la primera factoría de la que se tiene constancia en la península.
Pero su antigüedad no ha impedido a la cerveza seguir siendo una de las bebidas favoritas por los españoles. Tanto es así, que el negocio de la cerveza artesanal no está haciendo más que crecer en nuestro país, donde hay más de un centenar de «microcerveceras» implantadas que van ganando poco a poco terreno a las grandes marcas, que copan aún el 90 por ciento del mercado.
Pequeñas producciones con un marcado carácter manufacturero y materias primas de gran calidad (aguas, maltas, lúpulos, levadura) son las claves del éxito de esta producción. Para conocer sus beneficios, este fin de semana se ha celebrado en la localidad vallisoletana de Medina del Campo la primera edición de la Feria de la Cerveza Artesana de Castilla y León, una cita que ha reunido a diecinueve productores de cerveza venidos de todos los puntos de la región y de algunos otros lugares como Navarra, Extremadura e incluso Portugal.

Un encuentro que refleja el auge que también está teniendo este sector en Castilla y León, donde el número de «microcerveceras» ha subido notablemente en los últimos años, detalla el responsable de la cerveza «Las llaves de San Pedro», José Luis Campo: «Se abre una nueva cervecera cada semana». Un crecimiento que también están notando tiendas especializadas como la vallisoletana «El Gato que bebía cerveza». «Cuando abrimos hace nueve meses había dos baldas de cervezas artesanales y ahora hay dos estanterías», reconoce su encargada, Patricia Hernández.
Desde Ávila hasta Zamora, todas las provincias se han ido sumando al negocio. Incluso organizaciones como La Asociación de Parapléjicos y Grandes Discapacitados Físicos (Aspaym) de Castilla y León, que han decidido a comercializar su propia marca «Mondas y Lirondas» con la intención de recaudar dinero para llevar a cabo las distintas acciones de ayuda a las personas afectadas por alguna discapacidad. Esta cerveza, junto a otras compañías como Milana o Cassasola son las que más éxito comercial están teniendo.

Retos

La comercialización de este tipo de cervezas se está encontrando con la ventaja de que no tienen un prototipo de consumidor, reconoce la propietaria de «El Gato que bebía cerveza»: «Vienen a comprarlas desde gente joven hasta mayores de ochenta años». Uno de los retos que tienen por delante las «microcerveceras» castellano y leonesas es instalarse en el mercado nacional e internacional, una misión que van consiguiendo poco a poco, como demuestra el hecho de que ya se puedan degustar en sitios como Madrid o Asturias.
Pese a este notable ascenso de la cerveza artesanal castellano y leonesa, esta comunidad aún está por detrás de otras como Cataluña, «que empezaron mucho antes», señala Patricia. Para poder seguir creciendo, ferias como las de Medina del Campo son fundamentales, ya que reúnen algunos de los mejores cerveceros del país. A esto hay que sumar que paralelamente a la celebración de la Feria tendrá lugar el IV Encuentro de Coleccionistas de Cerveza de Castilla y León, donde se darán cita los amantes de un producto que cada vez está adquiriendo más protagonismo en el sector cervecero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario