Su Publicidad Aquí

sábado, 3 de agosto de 2013

La Beer Box, un invento que muchos soñamos, y unos pocos se atrevieron a hacer realidad.


            Unos estudiantes checos tuvieron la brillante idea de construir una máquina expendedora de cerveza, aquí todo normal, puesto que hasta ahora, era lo que se hacían con las latas de cerveza, pero ¿y si pudieras disfrutar de una cerveza de barril bien servida en cualquier sitio? Ésta es la novedad que estos jóvenes nos ofrecen.  El funcionamiento de esta máquina es parecido a las de café de las que más de uno se ha bebido un cortado calentito y en cuanto a apariencia se parece a las máquinas expendedoras de latas.

   Esperando en una cola para beberse una cerveza en un festival de música al aire libre, en pleno verano, cuando el sol aprieta, fue cuando se les ocurrió la idea de la que nacería este maravilloso artefacto:
“Estábamos esperando en una cola enorme para pedir una cerveza en uno de los quioscos, y entonces a uno de los miembros de nuestro equipo se le ocurrió que sería estupendo si existieran máquinas automáticas para servir cerveza. Las colas serían mucho más cortas” Comenta uno de estos jóvenes estudiantes que gracias al apoyo de sus familias y a un proyecto estudiantil empresarial pudieron llevar a cabo la realización de dicha máquina. La elaboración del primer prototipo les costó cuatro meses, trabajando todos los días, incluyendo tardes y fines de semana. Incluso pensaron en qué pasaría si un menor decidía extraer el jugo dorado de la máquina para disfrutar de él, debido a que la edad permitida para beber alcohol es a partir de los 18 años, la máquina lleva incorporada un dispositivo que lee el carnet de identidad del consumidor y dictamina si es mayor de edad o no para poder dispensarle la bebida. En caso de ser un menor, la máquina lo expenderá la cerveza aunque el usuario presione todos los botones habidos y por haber en dicha máquina. Ya han recibido los frutos de sus esfuerzos estos chicos pues la beer box les ha hecho quedar cuartos en el concurso europeo Junior Achievement de jóvenes emprendedores.


   De momento ya han registrado la patente a la espera de que alguna empresa compre sus derechos y empiece su fabricación, que esperamos sea pronto. ¿Se imaginan una maquinita de felicidad de estas en la estación de San Telmo o en el Intercambiador de Santa Catalina? Las esperas de transporte serían sin duda más cortas y amenas. Si es que soñar es gratis, pero hay quien sueña a lo grande, y logra hacer sus sueños realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario