Su Publicidad Aquí

martes, 16 de agosto de 2016

¿Es importante la conservación de la cerveza?

Sí. Sí. Sí.

Es importantísimo saber qué producto es el que estamos vendiendo. Por desgracia en nuestra tierra siempre se ha maltratado a nuestra amada cerveza por el desconocimiento general y el brutal incremento económico que supone (nótese la ironía) cuidar el producto como es debido para que llegue en óptimas condiciones al consumidor final. Si viajamos al pasado de nuestras amadas islas observaremos como las cervezas eran almacenadas en lugares donde la luz les impactaba de lleno logrando con ello un deterioro notable. Además, por si fuese poco, las cervezas eran conservadas en lugares donde el calor hacía mella en la misma. Por desgracia estas graves costumbres no han cambiado. No se ha evolucionado absolutamente nada, con lo que ello conlleva.

La temperatura es vital para la buena calidad y conservación de la cerveza. Punto.

Cuando una cerveza está sin pasteurizar tiene propiedades maravillosas que se pueden tornar desagradables si pasamos por alto la importancia de este punto. ¿Imaginan guardar un buen queso o un filete de carne fuera de la nevera a una temperatura mayor de 20º? Sería absurdo, lo mismo pasa con la cerveza. El calor y la luz deterioran las propiedades del lúpulo a velocidad vertiginosa por lo que antes de juzgar una cerveza se debe juzgar a su "cuidador" y conocimientos.

La conservación frente a la luz solar es vital por lo que la gran mayoría de botellas de cervezas son de colores oscuros. Conservar tu cerveza en un lugar con poca luz solar y a una temperatura inferior de 6-8º  hará que sus propiedades sean infinitamente mejores.

Pero no se conformen únicamente con leerlo, les invitamos a que hagan la prueba. Adquieran varias botellas de cerveza (que nunca hayan roto la cadena de frío) y pongan una en frío, otra a temperatura ambiente (oculta de la luz solar) y otra a temperatura ambiente donde la luz del sol le llegue. Pruébenlas al cabo de una semana y comprenderán de qué les hablamos.

Pero, ¿Es culpa de los hosteleros, culpa de los elaboradores, distribuidores o quizás de los consumidores?

Los elaboradores, unos elaborando con mayor calidad y mimo, otros no tanto, no hacen hincapié en la importancia que tiene conservar y transportar el producto en óptimas condiciones. Esto poco importa cuando sólo te importan los números. Ni la calidad, ni el disfrute del consumidor. Única y exclusivamente la importancia de los números, en cuanto más mejor. Pero no nos engañemos, siempre que sumas en un lado, restas en otro. Por desgracia cuando se realizan estas operaciones la resta va al montoncito de la calidad del producto.

Los distribuidores, lejos de preocuparse por el producto, buscan aumentar sus márgenes y puede parecernos normal porque ¿quién no quiere maximizar sus beneficios? Mas esto no debe ser a cualquier precio. Primero, como distribuidor soy el encargado de recepcionar la cerveza, conservarla y llevarla hasta el establecimiento, debo cerciorarme de que el lote que recibo está en perfectas condiciones. Debo comprobar la temperatura a la que recibo el producto, si soy el encargado de ir a buscar el producto debo tener el medio de transporte necesario para que llegue hasta mi almacén a una temperatura nunca superior a los 16º. Una vez en mi almacén esta debe ser guardada en cámaras donde la luz no afecte al producto y, evidentemente, a una temperatura lógica de almacenamiento. Del mismo modo debe llegar al establecimiento.

El hostelero, infatigable y poseedor del conocimiento absoluto en todo lo que concierne a los productos que vende. Cualquier parecido con la realidad es solo mera coincidencia. Uno de los problemas que había antes resumía y resume la situación del país; si no se tenía conocimiento sobre nada, siempre se podía abrir un establecimiento hostelero. Sin saber siquiera cómo se deben conservar los productos, cómo servirlos o cómo tratar a las personas con educación y respeto. No nos referimos al buenos días, muy importante por cierto. Nos referimos al hacer una hostelería honesta en la que se diesen al ser humano que se dispone a adquirir un servicio las directrices necesarias para el disfrute máximo de la experiencia. Una hostelería honesta en la que no solo importan los números, importa hacer bien tu trabajo, importa que el cliente disfrute sin que se le mienta, sin que nos burlemos del tiempo que pagó para tener unas monedas con las que pagar nuestro servicio. Una hostelería real, directa, esto es, esto te sirvo. En la máxima plenitud y con consecuencialidad de ofrecer siempre la verdad. La verdad del sabor, del aroma, de las texturas y de la experiencia que merece una persona cuando paga con su tiempo nuestros servicios.


Los consumidores, lejos de conocer el producto gustan de cualquier brebaje amarillo oxidado cuyas propiedades organolépticas no son más que un mal chiste. Si es local y barato mejor que mejor. Esos mismos consumidores que exigen calidad en lo que comen (claro, eso entra por sus bocas a diferencia de la cerveza)

Hay que mejorar en los 4 puntos que unen este cuadrado cultural o seguiremos cayendo en los errores del pasado y la actualidad. Las cerveceras, industriales, caseras o independientes, deben crear su producto con mayor esmero además de exigir, y cerciorarse, de que su cerveza está siendo transportada y almacenada en condiciones óptimas.

El distribuidor o intermediario debe comprobar la calidad del producto que está a punto de recepcionar primero, transportarlo y almacenarlo en óptimas condiciones luego teniendo en cuenta su protección contra la luz y la temperatura a la que será conservada.

Los hosteleros no deben adquirir cervezas que hayan sido maltratadas y mucho menos maltratarlas por desconocimiento, o no. No pueden recepcionar una cerveza que no haya sido conservada con las condiciones necesarias para que su estado sea el óptimo para el consumo. No puede y no debe permitir que le ofrezcan cervezas de lotes próximos a su ocaso (aun sabiendo que la fecha "límite" de consumo es preferente). El hostelero debe saber que la cerveza es un producto que requiere unos cuidados mínimos en cuanto a temperatura y luz se refieren. El hostelero tiene que entender que sus clientes merecen beber una cerveza en óptimas condiciones ya que, aun no entendiendo nada sobre cerveza, son personas que pagan por un producto. Pagan dinero que les ha costado su tiempo y el tiempo, les guste o no, merece respeto. Por favor, si deciden vender buena cerveza hagan las cosas bien.

Los consumidores debemos conocer de dónde procede la cerveza, degustarla en diferentes locales, mirar la fecha de envasado y de consumo preferente, llevar un control para que sepamos con que intención nos sirven las cervezas. Los consumidores tenemos que comprender que la cerveza no es un producto gourmet, en cuanto a su precio se refiere. Una buena cerveza en óptimas condiciones, elaborada con respeto y llevada hasta ti con el cariño que merece tu paladar no debe suponer un gasto excesivo. Desde nuestro humilde punto de vista debemos ser críticos con lo que consumimos, ¿Vale la pena pagar por el líquido que estoy bebiendo? No debemos dejarnos engañar por lo que nos digan los vendedores de referencias. Debemos ser honestos con lo que estamos degustando y saber que hay muchísimas cervezas excelentes a precios razonables; Craft de todas partes del mundo, cervezas clásicas belgas, cervezas de trigo alemán... Para todos los paladares y tendencias. Un consejo para todos los consumidores, además de lo citado a la entrada del párrafo, busquen el precio de la cerveza que quieren pedir por internet, si este es bastante más barato, 2-3€ menos, de lo que se dispone a pagar, no lo haga. Pida otra cerveza ya que, repetimos, la cerveza no es ni debe ser un producto, al menos en lo económico, gourmet. Aunque en lugar de "Gourmet" preferiríamos llamarla "producto inaccesible por el afán recaudatorio a corto plazo del hostelero".

Para elaboradores, distribuidores, hosteleros y consumidores, ojito con:

Caprílico: Se da cuando la cerveza envejece y las levaduras se descomponen. Notaremos ciertos sabores grasientos o jabonosos.

Amargor Excesivo: Apreciamos el amargor excesivo cuando una cerveza está fermentada a altas temperaturas, sin control, dando una fermentación rápida. Aguas alcalinas o lúpulos con alto contenido en alfa-ácidos. Detectaremos el amargor mencionado de forma estridente, muy por encima de todos los demás sabores. Esto también puede incrementarse si no se conserva adecuadamente la cerveza.

Láctico: Esta es una cualidad que no agrada para nada cuando la apreciamos en una cerveza. Suele deberse a una contaminación por bacterias durante el proceso de macerado, fermentado, almacenaje... Por eso es siempre tan importante la higiene y el cuidado de cada detalle de la cadena. Lo apreciamos de forma muy evidente; sabor agrio, como leche pasada.

Isovalérico: Este fenómeno sucede cuando se utilizan lúpulos oxidados, la cerveza se contamina con levaduras salvajes... Es un fenómeno que apreciamos cuando la cerveza, una vez más, nos resulta desagradable; queso, calcetines sudados...

Sabor a grano o pella de gofio: Cuando se nos va la mano con el molturado del grano, etc... Podemos apreciar este fenómeno cuando la cerveza nos sabe astringentemente a grano o a pella de gofio.

Indol: Si no se cuida la higiene, muy muy muy muy importante, o usamos azúcares adjuntos no controlados podemos sufrir este fenómeno. Su detección es muy sencilla; sabores y aromas fecales.

Geraniol: Si se nos va la mano con los lúpulos; Cascade, Citra, Centennial,entre otros, podremos apreciar sabores florales no deseados.

Metálico: Cuando la cerveza está en contacto con hierro o acero, granos mal procesados, etc... Apreciamos sabores metálicos similares al del hierro o la sangre, nada agradables.

Fenoles: Una vez más, si no cuidamos la higiene en la elaboración y no somos cuidadosos con el proceso y selección de materías primas podemos dañar nuestra cerveza otorgándole matices no deseados a especias tales como el clavo, usuales en ciertas cervezas y muy desagradable en otras.

Hexanoato de etilo: ¿Sabores y aromas similares a la manzana o el anís en mi cerveza? Si no tenemos cuidado, oooootra vez más, con el proceso de elaboración podemos hacer que la concentración de este éter sea más elevada de lo normal provocando estos matices no deseados.

 Acetato de etilo: Suele ser un defecto de elaboración. Es de los más comunes y lo identificamos por matices afrutados en aroma que tienen al químico de los disolventes.

Mercaptano: Cuando dejamos el lúpulo expuesto a la luz este se descompone (De verdad, es vital conservar bien la cerveza en este aspecto) creando el Mercaptano, que apreciamos con ligero aroma a azufre o intenso aroma a verdura podrida. Muuuy desagradable.

Acético: Uno de los defectos que más nos hemos topado. Suele deberse a una pobre higiene (puede ser también por otros motivos) Lo apreciamos como podrido, agrio o ácido.

Butírico: Sucede por defecto en la elaboración y lo apreciamos como mantequilla o vómito.

Almendra: Si no se conserva la cerveza de forma adecuada, la temperatura es elevada y se conserva por mayor tiempo del debido podemos apreciar aromas y sabores no deseados similares al mazapán o la almendra.

Terroso: Si apreciamos sabor húmedo, a tierra mojada, la cerveza se ha elaborado con aguas poco higienizadas o se ha almacenado de forma muy incorrecta.

Como norma general una cerveza es agradable y tiene sus sabores integrados o balanceados. Sus sabores están dentro de unos parámetros y estilos, para ello es importante que todos los que gustamos de esta mágica bebida conozcamos al respecto. Una fuente estupenda de información para tal menester es la "Beer Judge Certification Program" también conocida como BJCP.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Sorteo CanariasBrew -Sagra-

Nuestros buenos amigos y colaboradores de CanariasBrew lanzan otro sorteo con el fin de premiar a todos los que conocen y disfrutan de las buenas cervezas como lo son, en este caso, las de Sagra, cervecera craft de Toldeo.

El sorteo está enfocado para los seguidores de su página de Facebook. El método para participar será tan sencillo como:

1º Dar a "Me Gusta" en su página de Facebook.
2º Comentar el post especificando cuál es tu Sagra favorita.
3º Compartir en tu muro con privacidad pública.


El contenido del lote estará compuesto por:
Burro Sancho Rubia
Burro Sancho Roja
Burro Sancho Negra
Sagra Premium
Sagra Trigo
Sagra Roja
Sagra Bohio
Sagra Suxinsu
Sagra IPA


El sorteo dará comienzo el miércoles 10 de agosto de 2016 y terminará el viernes 19 de agosto de 2016. Nos pondremos en contacto con el ganador o ganadora para que pueda retirar su lote en La Sede de la asociación cultural Pa' Las Birras Canarias.

Válido únicamente para Canarias.

Introducción a la cerveza en Cervecería Los Milagros

Aviso a navegantes; el próximo jueves día 15 de septiembre a las 20:00 la cervecería Los Milagros organiza un evento muy interesante de la mano de Altopalato. El precio de la actividad será de 15€ por persona y las inscripciones deberán hacerse en el local.

La actividad tocará diversos e interesantes campos cerveceros; ingredientes, proceso de elaboración, territorios y estilos además de una cata guiada con explicación.

Desde Pa' Las Birras Canarias animamos a todos los que deseen adentrarse en este precioso mundo de cultura con sabor y aromas a disfrutar de esta jornada en la que, una vez más y gracias a las empresas que están sumando, podrán disfrutar de buenas cervezas en un fantástico establecimiento y, no menos importante, de la mano de una empresa muy seria.